Toallas de jengibre para reponer los flujos de energía

 

Las toallas de jengibre son una ayuda preciosa para reponer los flujos de energía de un Ser Humano que está siendo afectado por estrés negativo, como por ejemplo:

  • cualquier tipo de dolor, incluso musculares o de articulaciones;
  • ayuda a recuperarse de la gripe;
  • resfriado o malestar son sólo energías acumuladas, condensadas, estancadas y por tanto en desequilíbrio;
  • estimula el fluir energético de los cuerpos sutiles y de los vórtices vibratorios chakras.

El jengibre puede ser utilizado en la alimentación, tés, zumos, baños o toallas y ayuda a eliminar toxinas (lea más sobre los beneficios del jengibre aquí), pero atención porque hay contraindicaciones para embarazadas o en fase de lactancia.

Para preparar las toallas de jengibre debe utilizar:

  • tres toallas de rostro blancas dobladas dos veces en su longitud;
  • un plástico un poco mayor que la anchura y la longitud de su espalda;
  • una cacerola con dos litros de agua;
  • una cuchara de madera;
  • una cucharada de jengibre en polvo o siete rodajas finas de jengibre;
  • dos cucharadas de sal marina

¿Por qué estas elecciones?

  • El color blanco de las toallas porque es un color neutro y también el potencial de todos los colores. Capta por interacción el color de la energía que la persona necesita en ese momento.
  • La temperatura del agua en las toallas relaja los músculos.
  • El agua, como mejor conductor de energía, atrae y saca la energía acumulada, estancada, además de las toxinas del cuerpo.
  • El jengibre y la sal dan un nuevo  movimiento a los flujos de energía ya limpios.

Ponga una cacerola al fuego con agua ya caliente, una cucharada de jengibre y dos cucharadas de sal marina. Al levantar la ebullición, apague el fuego y lleve la cacerola al lavavajillas.

A continuación, sujete en la primera de tres toallas medias, dobla en la vertical dos veces y junta las dos puntas que quedan en tu mano. En el medio de la toalla, ponga el cable de la cuchara de madera para poder sumergirla en el agua caliente, sin quemarse. Levante después la toalla del tacho y comience a torcerla para que se quede bien caliente, pero apenas humedecida. Después de torcer las tres toallas envuélvelas en el plástico. Llevar todo a la habitación.

La persona que va a ser tratada con las toallas de sal y jengibre debe tomarse una ducha rápida antes de la aplicación de las toallas.

La opción de toallas puede tener dos formas:

  1. Sola – Si la persona está sola pondrá el plástico sobre la sábana y un poco sobre la almohada. Ponga las dos toallas en la vertical (doblando las puntas hacia el lado del plástico) formando una V, en que en la base (al final de la columna vertebral, junto al coxis)  habrá la superposición de toallas. La tercera toalla se coloca horizontalmente en la zona de los hombros (de hombro a hombro). Después se acuesta sobre ellas y se cubre de inmediato con la ropa de la cama. Si dobla y levanta las rodillas se vuelve más cómodo. Aproveche para cerrar los ojos, relajarse totalmente, respirando lenta y profundamente durante 18 veces (primero nueve veces y más nueve).
  2. Para otra persona – La persona que va a ser cuidada, se acuesta boca abajo, para que se le pongan las toallas. La primera toalla en la horizontal sobre los hombros (de hombro a hombro) y las otras dos en la vertical sobre la columna (forma una V en que en la base, junto al coxis, habrá superposición de las toallas). Atención que las puntas frías no deben ponerse en contacto con el cuerpo, girándolas hacia arriba. Después se cubre con el plástico para mantener la temperatura y se tapa la persona de inmediato con la ropa de la cama. Relajar y respirar lenta y profundamente durante 18 veces (primero nueve veces y después nueve más), para relajarse completamente. Las toallas deben ser retiradas 30 minutos después, pero si la persona se queda dormida no tiene problema. El descanso y el sueño ayudan 50% a 70% en la recuperación, pues los vórtices vibratorios de los cuerpos sutiles y del chacras trabajan a otros niveles de realidad.

En días de flujo menstrual y con dolores puede colocar una toalla doblada en su anchura, después de colocada en agua caliente y jengibre, sobre el bajo vientre de la mujer que está acostada boca arriba y con las rodillas semiflexionadas. La toalla debe ser retirada 15 minutos después, cuando ya debe comenzar a sentir los primeros beneficios.

Este texto es una toma de conciencia. De acuerdo con la estación del año y el momento en que se encuentra, cabe a cada uno sentir si debe usar esta opción. La frecuencia depende de la naturaleza de la condición física de cada ser humano.

Sienta más sobre sal y jengibre en:

Jengibre es el curandero del cuerpo, del alma y del espíritu

Beneficios del jengibre a la lupa

La sal es vital para el Ser Humano

¿Gripe? Es sólo una eliminación

Baños de Sal y Jengibre para regenerar energías

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide