Descubre la magia de la albahaca de culebra

Foto de Esfera Dourada      La albahaca de culebra puede encontrarse en una pared antigua o en el bosque.

De hojas anchas y largas, de color verde oscuro, plantadas en troncos rojizos, donde emergen las flores amarillas, así es la albahaca de culebra. Una planta de la familia de la Urticaceae que tiene un sabor que recuerda al pepino, con un sabor ligeramente salado, con muchos beneficios para nuestro organismo.

La albahaca de culebra es conocida por caracolera, hierba del muro, cañarroya, carqueruela, pelosilla, parietaria, vidriola, buscapina, entre otros. Todo depende de la región del mundo donde se encuentra, pues sólo no se desarrolla en los polos.

Su sencillez hace que se pueda encontrar fácilmente en un agujero de una pared vieja, en medio de piedras, al pie de un camino o en un arbusto de cualquier bosque. La albahaca de culebra es una planta que crece y se desarrolla de forma salvaje, casi equiparada a una mala hierba, que en su madurez puede alcanzar 30 centímetros de altura.

Foto de Esfera Dourada.     Albahaca de culebra tiene un sabor que recuerda al pepino, con un sabor ligeramente salado.

Los nutrientes de la albahaca de culebra le dan el poder de una hierba casi mágica. Pero atención, estos poderes solo benefician alguien que no sea alérgico a plantas de la família Urticaceae. También es contraindicada para embarazadas. La alfavaca ofrece propiedades valiosas como emoliente, calmante, diurética y antiflogística. Las hojas son ricas en vitamina A, C y B (1,2 y 3) y son una fuente de minerales como el calcio, fósforo y hierro.

A albahaca de culebra permite tratar:

  • cálculos renales,
  • nefritis,
  • cistitis,
  • prostatitis,
  • gastritis,
  • artritis,
  • hepatitis,
  • reumatismo,
  • gota,
  • digestiones,
  • intestino,
  • fiebre,
  • tos,
  • faringitis,
  • aftas,
  • hemorroides,
  • vesícula,
  • migrañas.
Foto de Esfera Dourada.     Albahaca de culebra no debe ser consumida por los alérgicos a las urticaceas.

Infusión

Calentar un litro de agua con 30 a 50 gramos de albahaca de culebra fresca o seca; dejar por cinco minutos y después de enfriar puede beberse.

Baño

En primer lugar, debe calentar hasta cinco minutos de alfalfa de culebra en un litro de agua y después de colar se añade el líquido al agua del baño. En el baño de inmersión debe permanecer de cinco a siete minutos.

Cataplasmas

En una infusión con poca de agua, machacar las hojas de albahaca de culebra con un tenedor y empapar bien una gasa o compresa para aplicar en la zona afectada. Esta solución se puede aplicar para combatir, por ejemplo hemorroides y en este caso la compresa puede quedarse durante la noche. Alternativamente, se puede crear una pomada con la transformación de las hojas en polvo, porque tiene un elevado poder antibacteriano.

 

Este texto es una toma de conciencia. En consonancia con la estación del año y el momento en que se encuentra, cabe a cada un sentir si debe consumir este alimento. La dosis y frecuencia dependen de la naturaleza y de la condición física de cada Ser Humano.

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide