Chía es un súper alimento rico en Omega 3 y antioxidantes

Foto de Никита Лазоренко en Pixabay.  Las semillas de Chía son un alimento de alto contenido en fitonutrientes, con elevados beneficios para la salud, se trata de un superalimento.

Chía (Salvia hispanica L.)

Planta:

La Salvia Hispanica, popularmente conocida como Chía o semillas de Chía, es una planta originaria de América Central, de países como Guatemala o México. Esta planta, de la familia de las lamiáceas, puede alcanzar los dos metros de altura y su flor blanca o morada produce la conocida semilla de chía, cuyo color varía entre el blanco, gris, marrón o negro.

La semilla de Chía es un alimento de alto contenido en fitonutrientes, con elevados beneficios para la salud, considerado un superalimento, que puede encontrarse fácilmente en grano, harina o aceite. Las propiedades nutritivas que ofrece Chía han llevado incluso a la Unión Europea a integrarla, desde 2009, en la lista de «ingredientes nobles», permitiendo, por ejemplo, su incorporación en la panificación hasta el 5%, o en productos cocidos y cereales de desayuno.
Chía es muy rica en fibra, proteínas, vitaminas y minerales. Esta semilla contiene, por ejemplo, más omega-3 que el salmón y es más antioxidante que los arándanos. No es casualidad que ya formaba parte de la alimentación de Aztecas y Mayas.
Hay que advertir, sin embargo, que las semillas de chía no deben ser ingeridas secas, sino hidratadas, pues éstas tienen el poder de absorber y expandir más de 10 veces el propio peso cuando están en contacto con el agua. La hidratación de las semillas de Chía reduce el riesgo de obstrucción en el tracto digestivo e intestinal debido al peligro de fermentación.

Propiedades:

Chía es un antiinflamatorio natural y muy rica en antioxidantes, entre otras propiedades. Dos cucharadas de semillas de Chía, el equivalente a unos 28 gramos, contienen aproximadamente 79 calorías, 7 gramos de fibra, 3,8 gramos de proteína y 126 miligramos de calcio, además de magnesio, zinc, hierro y vitaminas B3, B1 y B2, entre otras.

Beneficios:

• ansiedad,
• colesterol,
• desequilibrios cardiovasculares,
• diabetes tipo 2,
• envejecimiento precoz,
• presión arterial alta,
• inmunidad,
• masa muscular,
• ojos,
• previene enfermedades degenerativos,
• reducir el peso,
• sistema óseo,
• tránsito intestinal…

Cómo consumir:

Chía se puede encontrar en el mercado a través de semillas, harina o aceite. En el caso de las semillas, el consumo puede hacerse en forma seca, pero la generalidad de los especialistas recomienda su hidratación antes de ingerir, para evitar los riesgos de atragantamiento, asfixia o mala digestión. ¿Por qué? Las semillas de chía pueden absorber y expandir más de diez veces su peso cuando están en contacto con el agua. Así, si se hace la hidratación – basta media hora en contacto con agua -, la semilla crea un gel que anula dichos riesgos.

La Chía hidratada se puede utilizar en sopas, caldos, pastas, zumos, batidos, yogures, pasteles o panes.

Contraindicación:

Embarazadas o en fase de lactancia y personas con problemas de inflamación intestinal, como colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o que toman medicamentos para la presión arterial alta o anticoagulantes. También para evitar los riesgos de obstrucción en el tracto digestivo e intestinal debido al riesgo de fermentación debe hacerse la hidratación de las semillas antes de la ingestión. Además, cada cuerpo es diferente y por eso conviene estar atento a eventuales incompatibilidades totales o momentáneas, generadas por su ingestión.
Foto de Omi Sido en Pixabay.    Para evitar los riesgos de obstrucción en el tracto digestivo e intestinal debido al riesgo de fermentación debe hacerse la hidratación de las semillas antes de la ingestión.

Este texto es una toma de conciencia. De acuerdo con la estación del año y el momento en que se encuentra, cabe a cada Ser sentir si debe consumir este alimento. La dosificación y frecuencia depende de la naturaleza y condición física de cada ser humano.

Sienta más sobre semillas en:

Conozca 10 semillas para consumir en el día a día

Las semillas son vida, pero atención a la validez energética

Cómo y cuándo debo comer semillas

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide