¿Cómo preparar una buena infusión?

Foto de Scym en Pixabay.   La planta elegida para la infusión debe colocarse primero en agua fría para activar la clorofila y el potencial de energía vibratoria que ofrece.

Las hojas o flores de una planta, pueden ser secas o vivas, junto con agua, constituyen la base secreta de una buena infusión para fines de reequilibrio o para puro placer.

La elección de la planta debe recaer, preferentemente, en una producción orgánica, para garantizar que sus propiedades y la energía vibratoria son realmente las mejores y no han sufrido ninguna manipulación y alteración por plaguicidas. También debe buscar plantas que no hayan sido modificadas genéticamente.

Evite sobres de hojas y flores, pues el tratamiento industrial, después de varias trituraciones y productos de conservación, le quitan muchas de las propiedades que la planta ofrece. Además, los propios sobres contienen sustancias químicas y materiales perjudiciales para la salud. 

La elección del agua debe recaer en su calidad mineral y en la más neutra posible o con un pH superior a 7,5. Si elige agua del grifo, empiece a hervir durante cinco minutos, porque nunca se sabe con seguridad qué clase de productos tóxicos se le ponen. El agua no debe utilizarse para la infusión hasta que se haya enfriado a 90 ºC.

Foto de StockSnap en Pixabey.    Una o dos cucharaditas de hojas o flores secas suele ser suficiente para una taza de agua.

De acuerdo con el lugar y el momento en que nos encontramos, debemos seleccionar la planta más apropiada a lo que sentimos o consideramos que es la indicada para ayudarnos a superar un cierto desequilibrio.

La cantidad de hojas o flores a utilizar depende del tipo de planta elegida y del volumen de agua pero, normalmente, para una taza de agua se recomienda hasta dos cucharaditas de hojas o flores, si se secan. Para las hojas y las flores vivas, es decir, en estado natural, entonces la porción tenderá a ser más grande.

Para hacer la Infusión debe, en una primera fase, colocar en una tetera la planta elegida con un poco de agua fría, durante unos minutos, para poder ser activada la clorofila y todo su potencial energético y vibratorio.

Foto de Giphy.      Evite sobres de hojas y flores, pues el tratamiento industrial, después de varias trituraciones y productos de conservación, le quitan muchas de sus propiedades.

El agua debe calentarse en una tetera o cafetera, pero la temperatura no debe superar los 90ºC. El agua para la infusión no debe hervir, pues una temperatura muy alta retira el oxígeno del agua, anula algunas de las propiedades que la planta ofrece y además hace amargo el sabor de la infusión de algunas plantas.

El agua caliente se vierte en la tetera, o en otro recipiente, donde está la planta, previamente machacada en un poco de agua fría. El tiempo de la Infusión varía de planta a planta, pero en promedio alcanza los 10 minutos, pudiendo en algunos casos alcanzar los 15 minutos. Tampoco se recomienda mover la planta durante la Infusión

Durante el período de la Infusión, aproveche para respirar tranquila y profundamente, y también para agradecer a la planta la generosidad de sus propiedades que van a restablecer el equilibrio en su Cuerpo, en su Alma e incluso en su Espíritu, o simplemente el placer que le dará al beber.

Sin embargo, hay ciertas plantas en las que la opción recae sobre tallos, raíces o corteza – por ejemplo, canela o jengibre, entonces hacemos una decocción. Esta operación consiste en hervir las partes de la planta durante más de 10 minutos para obtener las propiedades y el potencial de la energía vibratoria disponible. También en este caso, coloque inicialmente el tallo, la raíz o la corteza en agua fría durante unos minutos y sólo después debe llevar al fuego para hervir.

Foto de Dae Jeung kim en Pixabay.    Durante el período de la infusión aproveche para respirar y agradecer a la planta la generosidad de sus propiedades.

La infusión debe ser bebida tibia y no demasiado caliente para no causar daños en el organismo, algunos de los cuales pueden incluso dar lugar a enfermedades degenerativas en la tiroides, esófago y estómago. Por ejemplo, en el sur de Brasil, región de los gauchos, es tradicional el consumo de la infusión de hierba mate muy caliente. Coincidencia o no hay muchas personas con desequilibrios en el tracto digestivo.

Tanto la Infusión como la Decocción deben ser bebidas aún tibias, de acuerdo con el gusto de cada persona, y preferiblemente en su estado natural. Si considera la bebida amarga, elija agregar un poco de miel o azúcar moreno.

Beba y sienta todo el placer de la infusión elegida y no se olvide de agradecer la generosidad que la planta le proporcionó.

Foto de StockSnap en Pixabay.      Tanto la infusión como la decocción deben ser bebidas aún tibias para no causar daños o desequilibrios en el aparato digestivo.

Sienta más sobre Infusiones en:

Té verde, blanco o negro bloquean el sistema de la hormonal

Té, infusión o tisana, hace toda la diferencia

¿Cuál es la infusión más adecuada para su momento?

Refuerce su conciencia en:

Bolsitas de té contienen más de 17 plaguicidas

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide