Nutrición cruda y viva amiga de nuestras células

Foto de Epicurrence, en Unsplash     Para iniciarse en el crudivorismo debe hacerlo de forma gradual. Comience por una comida por semana para que el organismo se vaya adaptando.

El crudivorismo, o en inglés ‘Raw Food’, consiste en consumir alimentos de origen agrícola 100% biológico y lo más fresco posible, como vegetales (legumbres y germinados de leguminosas) y frutas, todo en estado natural, o sea, crudo. De fuera quedan todos los productos de origen animal (carne, pescado y sus derivados) o productos procesados.

Cocer, asar o freír los alimentos significa pérdida de nutrientes y de energía. Según David Jubb, neurofisiólogo australiano, una de las referencias en esta área, considera que cuando los alimentos son sometidos a una temperatura superior a 42 grados Celsius, sus enzimas se destruyen y también hay pérdida de muchas vitaminas y minerales, además de producir muchos radicales libres. En la práctica, las altas temperaturas modifican y estresan las moléculas de los alimentos, retirándoles su energía vital.

«Si comemos alimentos estresados, ya por no hablar de cómo son creados, cosechados o abatidos hasta llegar a nuestra mesa, ¿cómo nos parece extraño andar estresados en el día a día y con ciertas enfermedades?», Cuestionan muchos especialistas en nutrición.

Asumiendo que las verduras y las frutas deben representar alrededor del 50% de nuestra alimentación diaria, al ingerirlos crudos o levemente cocidos, con poca agua, daremos a nuestro cuerpo alimentos con mayor cantidad de enzimas digestivas, compuestos bioactivos, fibras, vitaminas y minerales. Esta opción permite también facilitar la digestión, pues el tránsito en el aparato digestivo de estos alimentos, dependiendo de persona a persona, se hace entre 24 a 36 horas, mientras que los alimentos cocinados pueden sobrepasar ese intervalo de tiempo y hay incluso casos en que alcanzan o superan las 72 horas.

El Ser Humano es un centro alquímico, luego más capacitado para transformar los alimentos crudos que los cocinados para absorción por nuestras células. 

Los seguidores de esta alimentación, como los especialistas brasileños en nutrición, Elias Pereira, Conceição Trucom o Zita Zamberlan, justifican esta opción con el hecho de dejar de sobrecargar nuestro organismo con residuos tóxicos, dejándolo limpio y con energías suficientes para los procesos vitales: cura y regeneración celular.

Pero atención, la confección de alimentos en estado natural o crudos necesita cuidados adicionales en la desinfección de los alimentos para evitar el riesgo de intoxicaciones alimentarias. Es por eso que la utilización del fuego en la confección de ciertos alimentos es polémica, pues hace más fácil masticarlos, como por ejemplo la carne o el pescado, y las temperaturas superiores a los 60 grados Celsius matan bacterias y microorganismos perjudiciales a nuestro organismo, impidiendo así la propagación de ciertas enfermedades. Hay científicos y nutricionistas que subrayan también que el fuego aumenta y proporciona ciertos antioxidantes (beta-carotenos y luteína) contenidos en los alimentos que en estado crudo no serían absorbidos por nuestro organismo.

El profesor de biología antropológica de la Universidad de Harvard, Richard Wrangham, subraya que el descubrimiento del fuego posibilitó el perfeccionamiento de nuestro cerebro y la consiguiente evolución de nuestra especie. Richard Wrangham da el ejemplo de los monos que pasan todo el día a masticar los alimentos que consumen crudos, mientras que nosotros, los humanos, ahorramos energía en la digestión que usamos para otras funciones, en virtud de comermos alimentos cocinados.

Foto de engin akyurt en Pixabay.      En la cocina Raw Food, la temperatura máxima es de 42 grados Celsius para evitar que los alimentos pierdan sus propiedades.

Pero, antes de avanzar en exclusiva para una alimentación crudívora, conviene ir probando los alimentos en crudo para educar su paladar, pues hay ciertos alimentos con un sabor menos agradable para quien no está acostumbrado. Después aún hay la cuestión de la cantidad, podrá tener necesidad de comer más de lo habitual para quedarse satisfecho.

Comience por ejemplo por una comida crudívora por semana, después haga un día a la semana y en una fase siguiente una semana entera para ver cómo se adapta. Es mejor probarlo de una forma gradual para no tener sorpresas desagradables y también para tener tiempo para reinventarse en la cocina.

Los mayores adeptos del crudivorismo son necesariamente veganos o vegetarianos y personas más mercuriales (leer texto sobre «Tres Principios Filosóficos de la vida«), aunque este tipo de alimentación está atrayendo cada vez más personas.

Una comida puede tener frutas (limón, naranja, aguacate, plátano o coco …), vegetales frescos (espinacas, lechugas, pepino, brócoli, col, perejil, cebolla, tomate y pimientos …), microvegales (brotes de rúcula, albahaca, brócoli, semillas de trigo, arveja, remolacha, girasol, lechuga, chía, lentejas, cilantros, berro, mostaza, lombarda, cebollino, rábano, frijol y nabo…), frutos secos (nueces, castañas, almendras …), semillas y algas marinas. Para templar, se puede utilizar aceite de oliva, aceite de linaza, coco, sésamo, sal rosa de los Himalayas o marino, vinagre de manzana, salsa de soja, curry, cúrcuma, azafrán, jengibre, pimienta, ajo en polvo, nuez moscada, el jengibre seco, entre otros. Y para endulzar, se usa agave, stevia, pasas sin semilla o dátiles.

“Es obvio que la comida también puede ser cocinada, pero tiene mucho más valor cruda porque mantiene los nutrientes”, dice Márcia, brasileña, formada en Economía y ex funcionaria de la operadora de telecomunicaciones Portugal Telecom citada por el periódico «Público» en «O almoço está cru«.

Para probar la alimentación crudista puede hacer la experiencia en casa o entrar en un restaurante especializado por ejemplo, Bem-Me-Quer en Lisboa, en la Avenida Almirante Reis o café galeria House of Wonders, en el centro de Cascais, Lisboa.

Foto de Ирина Кудрявцева en Pixabay.       Gazpacho es un ejemplo de sopa fría con ingredientes crudos, pero hay muchos más, como la sopa de calabaza hecha también en estado crudo y servida a 42 grados Celsius.

Sienta más sobre nutrición en:

Nutrición de luz

Tres Principios Filosóficos de la Vida

La energía que hace vibrar átomos, células y el universo

Pero, ¿qué es un átomo?

Ser Vegano es un estilo de vida

La alimentación debe respetar la «naturaleza y el estado» del ser humano

¿La obsesión por una alimentación perfecta es un desequilibrio?

 

Refuerce su conciencia en:

https://verdadeirodetox.com

https://www.facebook.com/ritazamberlan/

http://g1.globo.com/sp/santos-regiao/noticia/2014/10/alemao-diz-comer-apenas-comida-crua-ha-19-anos-por-saude-de-ferro.html

https://www.delas.pt/alimentos-crus-sao-a-solucao-para-os-nossos-males/

http://www.ecocenter.pt/microvegetais.html

http://www.vidaemestadocru.com/p/o-que-e.html#sjump

https://www.youtube.com/watch?v=0wfQUtkabBE

https://www.publico.pt/2015/02/22/sociedade/noticia/o-almoco-esta-cru-1686757

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide