Disfrute del sol por su salud

Foto de Alexandra en Pixabay.  El Sol es una fuente de energía vital para cualquier ser vivo en el Planeta Tierra.

El Sol es una fuente de energía vital para cualquier Ser Vivo, ya que es a través de las partículas subatómicas de luz electromagnética que se produce y emite Biofotones (bio significa vida y fotón es luz). Energía que es responsable por transmitir información que activa, inhibe y organiza las funciones vitales de los átomos, células, moléculas y de todos los órganos que componen todo Ser Vivo. Todos los seres humanos son capaces de captar energía del Sol a través de la piel, órgano que forma parte del sistema respiratorio, de la cual las tres primeras capas de la piel interactúan directamente con las tres primeras de las nueve capas del Alma (Alma del Cuerpo y Alma del Espíritu) proporcionando, a la luz de los 17 sentidos, sentimientos como calor, alegría, humor o felicidad. Emociones que llevan de inmediato a cualquier Ser a la ligereza de los meses cálidos de verano, donde se destacan las vacaciones y la playa.

Para quienes viven en Portugal, el milagro llega a ocurrir durante 300 días al año, lo que lo convierte en el país con más días de sol de Europa. El Sol tiene una mayor intensidad en territorio portugués entre los meses de abril a septiembre, y en los tres meses de verano la inclinación de los rayos están cerca de los 45 grados. Los portugueses tienen así condiciones impares para energizar el organismo. Sin embargo, el sentimiento de miedo creado e inducido en las últimas décadas, sobre los posibles daños del sol en la piel, hace que se haya trivializado el consumo de protectores solares.

La agitada vida moderna, donde la mayor parte del día se pasa entre cuatro paredes delante de un ordenador, exige que se disfrute del sol directo y sin ningún protector solar para que haya salud. No es casualidad que haya cada vez más personas con carencia de vitamina D, la que evita incontables desequilibrios nombrados como enfermedades y, después de todo, es sólo falta de Sol.

Foto Matt Tunjic en Pixabay.  Portugal llega a tener 300 días de sol al año, es decir, es el país con más días de sol del continente europeo.

La gran mayoría de los portugueses ni hace una exposición solar directa y diaria mínima, es decir entre 15 a 30 minutos, durante las 12h00 y las 13h00, cuando la intensidad del Sol es más fuerte, para garantizar la integración y la fijación de la vitamina D. El tiempo de exposición solar depende de persona a persona, por ejemplo una piel más oscura necesita más sol para sintetizar la vitamina D y una persona de piel más clara necesita menos tiempo de exposición solar, pero la piel da señales siempre que el sol es excesivo.

Un estudio de la Facultad de Medicina de Coimbra, en colaboración con la New Medical School, citado por la agencia de noticias Lusa a principios de 2019, mostraba que la mayoría de los adultos portugueses analizados presentaban niveles de vitamina D muy por debajo de lo normal, lo que corresponde a un riesgo de deficiencia grave.

Como ya decía Alberto Caeiro, heterónimo de Fernando Pessoa, “Quieren una luz mejor que la del Sol”. El título de este poema debe ser recordado todos los días porque disfrutar del sol da salud.

No demonice al Sol y no confíe ciegamente en la industria farmacéutica que vende protectores solares cada vez más sofisticados y con ingredientes químicos, cuyos verdaderos efectos en el ser humano apenas se empiezan a descubrir. Según un estudio publicado recientemente por la agencia estadounidense de medicamentos (Food and Drug Administration), se hace público que basta sólo un día para que las sustancias químicas presentes en los protectores solares entren en nuestra sangre.

Las conclusiones del estudio, publicadas en la revista científica “Journal of the American Medical Association”, citada por la FDA, revela que hay varios ingredientes de los protectores solares – crema, spray o loción – que se absorben a través de la piel y penetran en el sistema sanguíneo en dosis superiores a las recomendadas por los expertos. La investigación ha detectado incluso una concentración excesiva de activos como avobenzona, oxibenzona, octocrylene y ecamsule. Se sospecha que estas sustancias causan desequilibrios hormonales, fertilidad, interferencias en el desarrollo humano, en particular niños, y enfermedades degenerativas.

El médico e investigador David Strauss, de la FDA, afirmó en un comunicado que “la absorción sistemática de los ingredientes presentes en las lociones de protección solar apoya la idea de que son necesarios más estudios para determinar el significado clínico de los datos obtenidos”. La FDA pidió análisis detallados sobre 12 ingredientes presentes en protectores solares para deliberar sobre el grado de seguridad.

La verdad es que el Ser Humano ya tiene su propio protector natural a los rayos solares, como por ejemplo la melanina o el sudor, y la propia piel da señal cuando el Sol es excesivo. Sistema este que va a sufrir una fuerte interferencia a través de la aplicación de un protector químico que contienen filtros solares contra radiaciones ultravioletas (UVA y UVB). No es casualidad que las farmacéuticas recomienden aplicar el protector solar media hora antes de la exposición solar para que la piel absorba todas las sustancias químicas. Los expertos llevan tiempo alertando de que los productos químicos de los productos de protección solar son absorbidos por el organismo y van a afectar al sistema hormonal, provocando graves desequilibrios de salud que pueden desencadenar enfermedades degenerativas, e impiden que el organismo integre la vitamina D.

Además del impacto en el Ser Humano, los protectores también están asociados a la contaminación del medio ambiente, en particular en el mar, pues muchas de las sustancias que utilizan se derivan del petróleo. Por ejemplo, incluso en 2018, Hawai aprobó legislación que prohíbe la venta de protectores solares para proteger los arrecifes de coral de la región. Una posición que fue seguida por Florida que creó una ley que entrará en vigor a partir de Enero de 2021.

Frente al riesgo que existe sobre los posibles daños de los protectores solares, la mejor opción es tener más atención a las señales de su cuerpo. Todos tenemos instinto de protección cada vez que hay una excesiva exposición al sol. Hay sombreros, gafas, entre muchos otros accesorios que nos protegen del sol en exceso. A veces inmersiones sucesivas en la piscina o en la playa es suficiente y en último recurso siempre hay una sombra esperándonos. Pero si eliges consumir un protector solar prefieres los que están hechos con productos biológicos 100% naturales. Pero preferentemente, nunca le digas que no a un rayo de sol, es vida y salud.

Foto de Pexels en Pixabay.   Preste más atención a las señales que su cuerpo da cada vez que hay una excesiva exposición al sol. A veces, un simple baño es suficiente en lugar de usar protector solar.

Refuerce su conciencia en:

Oxibenzona: compuesto tóxico está presente en protector solar

Lair Ribeiro explica la acción de los protectores solares

La importancia de la vitamina D en nuestro organismo

Beneficios del Sol según Lair Ribeiro

Protector solar de 50, es solo 15

¿Los químicos de los protectores solares entran en la sangre?

Me encanta
rfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-sliderfwbs-slide